Las válvulas cardíacas son las que permiten el flujo de la sangre en un solo sentido, de tal forma que se abren para dejar pasar la sangre suficiente para abastecer las necesidades del organismo y se cierran para no dejar que la sangre retroceda.

El corazón cuenta con 4 válvulas, dos de ellas se encuentran entre las aurículas y los ventrículos y
las otras dos están a la salida de los ventrículos.  Estas son:

Válvulas Auriculares:

Mitral: comunica la aurícula izquierda con el ventrículo izquierdo.

      • Tricúspide: comunica la aurícula derecha con el ventrículo derecho.

Válvulas Semilunares:

Pulmonar: comunica el ventrículo derecho con la circulación pulmonar.

Aórtica: comunica el ventrículo izquierdo con la circulación general.

Para un buen funcionamiento, las válvulas deben tener esencialmente lo siguiente:

           •  La válvula debe tener  la forma adecuada y debe ser flexible.

      •  La válvula debe abrirse por completo para que la sangre pueda pasar.

     •  La válvula debe cerrarse perfectamente para que no haya fugas inversas de sangre hacia la  cámara.

Cuando una o más de las cuatro válvulas no funcionan apropiadamente y no controlan bien el flujo de sangre que pasa por él corazón y que sale de este, se le llama enfermedad Valvular Cardíaca.  Una válvula dañada puede provocar la regurgitación (fuga), estenosis (estrechamiento) o prolapso (cierre incorrecto). La valvulopatía cardíaca puede reducir el flujo de sangre al organismo, incluído el mismo corazón, provocando daños a esta estructura. Podemos mencionar, dos condiciones que existen en esta enfermedad:

•   Estenosis valvular o estenosis aórtica:  se produce cuando la válvula Aórtica del corazón se estrecha. Este estrechamiento provoca que la válvula no se abra completamente y reduce o bloquea el flujo sanguíneo del corazón hacia la aorta y hacia el resto del cuerpo. La estenosis puede ser causada por envejecimiento, defectos cardíacos congénitos o hereditarios, o calcio acumulado en la válvula.

•  Insuficiencia valvular: es el nombre que se le da a las válvulas cardíacas con fuga (regurgitación). Esto ocurre cuando la válvula no cierra firmemente, y causa que la sangre no fluya en sentido contrario desde la aorta hacia el ventrículo izquierdo.

Los pacientes que tienen la enfermedad valvular cardiaca presentan los siguientes síntomas:

•   Falta de aire

•   Dolor de pecho o palpitaciones del corazón

•   Debilidad, mareos o desmayos

•  Dificultad general al moverse debido al problema de válvulas

Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad Valvular Cardíaca, entre ellos podemos mencionar:

•   Edad Avanzada

•   Antecedentes de ciertas infecciones que pueden afectar el corazón

•   Antecedentes de ciertas formas de enfermedad o ataques cardíacos

•   Presión arterial alta, colesterol alto, diabetes y otros factores de riesgo

• Afecciones cardíacas presentes al momento del nacimiento (enfermedades cardíacas congénitas)

La enfermedad Valvular Cardíaca puede provocar muchas complicaciones: insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular, coágulos sanguíneos, anomalías en el ritmo cardíaco y muerte.

Para poder combatir esta enfermedad se nos ofrecen varios procedimientos, que no requieren cirugía de corazón abierto, especialmente para personas mayores y que padecen de otras condiciones de salud.  Cardiología Intervencionista Estructural, consta de un programa médico y quirúrgico combinado, que utiliza intervenciones mínimamente invasivas (no cirugía de corazón abierto) para reparar y reemplazar válvulas en el corazón que tengan defectos o trastornos del tejido. Entre ellos podríamos mencionarles los siguientes:

•    TAVR (Reemplazo Transcatéter de Válvula Aórtica): Este procedimiento implica insertar una nueva válvula sin tener que remover la vieja.

•   MITRACLIP: es un tratamiento basado en el uso de catéter que implica colocar el dispositivo MitraClip (un clip metálico con cobertura de tela de poliéster) en una válvula mitral regurgitante (fuga).

•    DISPOSITIVO WATCHMAN: este procedimiento utiliza un catéter insertado a través de una vena en la ingle para enviar el dispositivo Watchman al apéndice auricular izquierdo (LAA) y sellarlo.

Cuando se tienen sintomas en la enfermedad Valvular Cardíaca, el tratamiento debe realizarse a tráves de cirugías; pero con estos nuevos procedimientos no se necesita cirugía de corazón abierto, y estos procedimientos brindan una recuperación más rápida, tienen menos complicaciones y ayudan a vivir mejor.

¿Te gustaría agendar una cita con uno de nuestros especialistas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *